Detengamos el Silencio: Levantando Voces en el Día Internacional del Acoso Escolar

En una entrevista realizada para el programa “Mañana Fantástica”, la Licenciada en Psicología, Victoria Ojeda abordó el tema del Día Internacional contra el Acoso Escolar.

El Día Internacional contra el Acoso Escolar, también conocido como Día Mundial contra el Bullying o Día Mundial de la Prevención del Acoso Escolar, se conmemora para aumentar la conciencia sobre el problema del acoso escolar y promover medidas para prevenirlo.

El acoso escolar es un problema grave que afecta a millones de niños y adolescentes en todo el mundo. Este día se estableció para destacar la importancia de abordar este tema y fomentar la solidaridad y el apoyo entre los estudiantes, los padres, los educadores y la comunidad en general para combatir el acoso escolar en todas sus formas.

En ese contexto, la profesional destacó la importancia de esta fecha, ya que no solo se trata de un problema de salud mental, sino también social que necesita de la intrvención de todos. Contar con herramientas que ayuden a combatir este flagelo es fundamental, especialmente considerando cuántos niños y niñas lo padecen.

Identificar el acoso escolar no siempre resulta sencillo, pues en ocasiones un conflicto puntual carece de las características necesarias para ser considerado como tal. Estas podrían ser unas señales de alerta que podrían indicar que nuestro hijo o hija está siendo víctima de maltrato:

  1. Cambios en su comportamiento habitual.
  2. Manifestación de temor ante la idea de ir al colegio.
  3. Explosiones repentinas de ira.
  4. Problemas de sueño, como insomnio o pesadillas.
  5. Sentimientos de ansiedad y tristeza.
  6. Episodios de enuresis (hacerse pis en la cama).
  7. Dolores de estómago y de cabeza recurrentes.
  8. Descenso notable en su rendimiento académico.
  9. Manifestaciones de ideación suicida.
  10. Síntomas de estrés postraumático.

La adolescencia conlleva un panorama diferente y más complejo, ya que los jóvenes tienen un desarrollo psiquico más avanzado, lo que puede manifestarse en conductas como el aislamiento y la ira. Es crucial que los padres estén atentos a estas señales, que son indicadores de que algo no está marchando correctamente. El diálogo juega un papel fundamental en esta etapa, pues establece un vínculo de confianza que facilita que el adolescente pueda expresar lo que está experimentando.

Además, es importante reconocer que en ocasiones el hijo o hija puede desempeñar tanto el papel de víctima como el de agresor. Durante la adolescencia, los jóvenes están inmersos en un proceso de búsqueda de identidad, donde el deseo de pertenecer a un grupo puede llevarlos a participar en dinámicas de poder en las que pueden ser manipulados y terminar cometiendo acciones perjudiciales para pertenecer. Por eso, es esencial que los padres estén alerta y atentos a estas dinámicas.

Además

Leave a Comment